7. oct., 2015

Selección y traducción de Hernán Sánchez Barros y Adrián Aguilar

ANTOLOGIA DE POEMAS  DE VAMPIROS

 

Marduk De Fiore. Alsacia, 24-5-1619. Bohemia, 1633

 

Sobre la tierra

 

Suspendido, no obstante nutriéndome de las raíces

del paraíso perdido, igualo a las aves marinas.

 

Cabría suponer que detento una sombra incontenible

que crece dentro mío, más que afuera, pero no es así.

 

Miro tu lápida de cristal

y un escozor gris de nuevas lluvias va asolando las ruinas,

ya sin sangre, sin sangre, sin vida.

 

-----------------------------------------------------

 

Bartholomäus Deppe. Silesia 1801. Silesia 1827

 

El muñeco de Dorotea

 

La niña hiere su dedo

pero la porcelana no absorbe el sacrificio.

Ella llora la  palidéz del hijo

que no vive ni muere.

Ella mira por la ventana la luna de abril

mientras hierve su muñeco en sangre de cordero

para que expulse la parálisis de su alma.

 

Ella permite que los filos penetren en sus venas

glorificando la quebradiza boca de su monstruo blanco.

 

Ella se diluye y él cobra vida;

una vida sin ángeles ni luces del día;

una vida sin muerte pero llena de amor

por Dorotea.

 

-----------------------------------------

 

 Minerva Thompson.           Valparaíso. 13-8-1947  Menphis. 4-10-89

 

Detrás de lo que no se ve quizas exista un espejo

 

Hay algo en medio de las manos

cuya presencia hoy necesito

como el derrumbarse de los corazones de los locos

bajo la luna negra de sus sueños,

como la sombra de ácido que renueva el eco

de un caracol perdido en la inexorabilidad

de otro minuto vacío,

como la desatendida ventana del suicida,

como el cafe ya frio de ese hombre

con sus venas calladas esperando el momento en el espejo;

como el ropero mágico donde encerrábamos los besos a una mujer

que solo contaba con sus parpados como todo pudor

cuando pronunciabamos juntos su nombre

yo y el viejo viento del jardín,

como el ancla herrumbrada que dejaste glorificarse en la arena de Isla Negra,

como la negra sensación de no saber a donde huye la vida, mi vida, cuando estiro la mano y no te encuentro,

como la pólvora enguyendo una bandera,

como la música contradiciendo la muerte,

como la muerte acariciando los tobillos del volantinero.

Si, algo entre las manos que no es una oración, ni un trompo indescifrable

provocador de sentimientos; ni un largo, muy largo desentenderse.

Todos respiramos la vida como si fuera un agua de gratuidad y merecimiento, pero no lo sabemos, pero no lo aceptamos, aunque la muerte sepa decirlo mejor, no nos amamos.

 

------------------------------------------------

 

 Isabella Villafranca                   Toledo.   9-1-1892.     Nápoles  14-5-1911

 

 

Aguazul

 

Igual que lo que esparce su candidez espectral,

la extensa cabellera del viento

deja de existir sobre el jardín de la oscuridad.

 

¿Adónde regresar que no sea a una esfera de papel

conteniendo los ojos de los que nos  han dado sus suspiros?

La joya desnuda dentro del frasco de tu corazón azul

solo mira mientras bebemos la poca eternidad

de estos seres sin nombre, desesperadamente vacíos

mucho antes de ser nuestros.

 

Es verdad que un rio rojo ha sido siempre un bello sueño,

pero estas aguas que reflejan episodios inmensos,

es todo lo que ahora poseemos.

 

 

----------------------------------------------------

 

Oldemar Battaglia - La Habana, Cuba. 1927-1956

 

 

Las alas que cubren la noche

 

Estoy dentro del espejismo

en destierro

 

Soy la respiración

                          que ondea los ínfimos

                                             vestigios de las plegarias

 

                                                                                    Imbuido en los signos nocturnos,

                                                                                    en el horizonte las campanadas

                                                                                    destilando lagrimas mistificadas 

 

La zigzagueante realidad

apresada en la mano

se retuerce como un carrusel

 

                                                                                       Muevo piezas de ajedrez

                                                                                       obsoletas y untadas de mar

 

La lluvia es un zumbido,

                                   un trapecio que imanta

                                                                    el pelaje de las mesas

 

Me dibuja la gravitación

de las palomas

como una cortina del tiempo

 

Inundo mis manos

en las reminiscencias,

como una presencia rodeando por voces

 

                                                                                                   Me induzco a sujetarme

                                                                                                   de lo inexorable,

                                                                                                   me precipita en la laguna

                                                                                                   y suplico como un puente

                                                                                                   con música          

 

 

---------------------------